Como habéis podido ver, me encanta viajar: ya sea solo, acompañado o simplemente cuando lo necesito, sin necesidad de tener que programarme unas vacaciones ni tomarme una quincena en agosto.

Es por ello por lo que, ya sea bien cerca o lejos, siempre reservo pequeños espacios, rincones, lugares que queden a mi alcance para un fin de semana o un par de días y escaparme allí a descansar. A continuación os indico mis lugares fetiche para escapar de la rutina y descansar, solo descansar.

 

Los 5 rincones favoritos de Francesc Robert para descansar

#1 Caldea (Andorra)

 

Ya he tenido ocasión de hablaros en varias ocasiones de la pasión que tengo por este bello rincón entre montañas que es Andorra.

El país pirenaico es mi punto de fuga tanto para realizar una buena carrera sobre la bicicleta como para viajar solo cuando quiero desconectar. Pero dentro de Andorra debo confesar que Caldea me vuelve loco: todo un placer introducirme en este balneario (algo saturado en temporada alta) por muy a tópico que suene. Y es que entre los “placeres culpables” no cabe explicación alguna, y sin duda este capricho andorrano es uno de los míos.

 

Andorra y en particular el balneario de Caldea (Andorra la Vella) es uno de los refugios favoritos de Francesc R.R.

#2 Deltebre (Tarragona)

 

Cuando quiero descansar quiero un entorno tranquilo, en paz, que rompa con mi rutina entre despachos, llamadas, selvas de asfalto y todo lo que me rodee sea como volver a mi infancia en el pueblo.

Eso es exactamente lo que siento cada vez que visito fuera de temporada Deltebre: un pequeño municipio en torno a la desembocadura del Ebro donde todo son casas bajas, enormes extensiones de plantaciones de arroz entre aguas estancadas, playas desiertas y un río que es todo belleza en su tramo final.

 

Atardecer en el Faro del Fangar en Deltebre, lugar de descanso predilecto para FRR

#3 Santa Pola (Alicante)

 

Salvando las distancias, ya que en población casi que la triplica, con Santa Pola me pasa como con Deltebre: la disfruto mucho más en temporada baja cuando nadie se atreve a surcar sus playas.

El atractivo que tiene añadido para mí el acudir a desintoxicarme a Santa Pola es que los días que me he desplazado hacia allí con mi bicicleta (aunque cuando busco relax auténtico suelo prescindir de ella), he realizado el triángulo mágico que representa Santa Pola, Elche y Alicante.

Así, a la belleza de las salinas de este rincón de litoral alicantino, le sumamos las vistas del castillo de la capital y, como no, la sensación irrepetible que supone perderte en el merecidamente afamado palmeral. Si a todo ello le sumamos una visita a la isla de Tabarca… Plan de relax redondo.

 

Tabarca es uno de los lugares más sorprendentes para Francesc, y sin duda cuna de descanso y relax

#4 Caló des Mort (Formentera)

 

Puede haber mejores o peores rincones en Formentera que Caló des Mort, pero por su peculiaridad (se trata de un rincón más que una playa debido a su pequeñísimo tamaño) es mi espacio favorito de toda la isla, que ya es competencia…

Como mallorquín, no puedo evitar ese tirón isleño que supone refugiarme entre calas cada vez que busco algo de paz, algo que por desgracia, cada vez cuesta más encontrar en mi isla. Por esta razón, tomar el ferry y dirigirme hacia este espacio junto al faro de la Mola es todo un bálsamo que me hace sentir como en casa.

 

#5 Cala Escorxada (Menorca)

 

Y de una mágica isla balear a otra que bien le sirve de competencia, aunque la he bajado de puesto debido a que, tal como está ocurriendo en Mallorca, cada vez es más difícil encontrar la paz aquí cuanto menos los meses de temporada alta, donde resulta imposible vincular estos bellos rincones con el concepto de lugar fuera de estrés.

No obstante, cuando el maldito barco que les sirve a los turistas de vago método de transporte entre calas, no hace parada en este paradisiaco rincón, Cala Escorxada es el lugar perfecto para desconectar de todo y de todos.

Situado a unos 45 minutos caminando a través de acantilados desde la zona habitada más cercana, Binigaus, Cala Escorxada es toda una experiencia de relax desde el momento en la que la abordamos. Con las magníficas vistas que nos regala y con la seguridad que en al menos 40 minutos de caminata de distancia, nada ni nadie te va a molestar.

 

Cala Escorxada es uno d elos ricones favoritos de Francesc Robert R. cuando no es temporada alta

 

Soy Francesc Robert Ribes: economista, entregado a seguir aprendiendo y enamorado de los pedales y las nuevas emociones. En este blog podrás conocerme y descubrir que hay vida más allá de los treinta. ¡Bienvenidos!
Mis rincones favoritos para huir del estrés
5 (100%) 2 votes
¡Sígueme!