Existen carreras y preparaciones para ciertas vías y futuro laboral en las que cómo configuramos nuestra formación, cómo somos capaces de visibilizar nuestros objetivos, nos resultan más prácticos, menos prácticos o útiles.

Así, por ejemplo, existen proyectos de futuro como el de convertirnos en emprendedor donde la formación puede ser más práctica o subjetiva según elijamos una vía u otra. ¿Soy mejor emprendedor por haber pasado 5 años en una facultad o ya lo soy “per se” por prepararme a conciencia por mi cuenta día tras día?

La clave a esta pregunta reside en el aprovechamiento de la información que recibamos, del tiempo que le dediquemos a nuestra formación fuera de cualquier plan de estudios y del trampolín que nos pueda suponer de cara a clientes, contactos, etc.

Sugerencias de Francesc R.R. para una formación emprendedora de 10

Ojo al detalle de que he titulado este epígrafe como “sugerencias”. En ningún momento hablo como si mi propia experiencia fuera la Biblia del emprendedor. Pero precisamente por ser mi propia experiencia, cómo yo a través de mi propia empresa, Francesc Robert Ribes, veo cómo válido estas vías, aunque es muy importante que cada uno busque la suya y se sirva de su propia experiencia para decidir si es la correcta o debe cambiar su rumbo.

#1 Busca una licenciatura “de base”

Es triste comenzar con esta afirmación, pero hoy día, la formación universitaria pública, según en qué rama de enseñanza, se anquilosa en temarios desactualizados que sirven más para una formación de base, de cultura sobre la materia, que para poderla aplicar una vez se completa la formación.

No obstante, también es triste pero a día de hoy no disponer de al menos una licenciatura, cierra algunas puertas en este mundillo del emprendimiento. No se trata de que un título te otorgue mayor potestad frente al que no lo tenga, sino la doble lectura que poseer ese título aporta.

Los titulados no sólo aseguran cierta formación, sino también una disciplina que sólo otorga el hecho de centrarnos en el estudio durante 4-5 años. ¿Y esto es suficiente? No, esta disciplina se verá reafirmada y compensada si en este mismo periodo lo complementamos con cursillos o con prácticas que realmente nos confirmen como “emprendedores de primera”

#2 Complementa esa base

Tal como he puntualizado, no quedarnos en esa base es lo que saca a relucir la disciplina de aportar una base tan firme como la que aporta una licenciatura.

En mi humilde opinión, esos cimientos estarán mejor establecidos si buscamos la materia que mejor nos aporte una visión emprendedora de hacia dónde queremos: mucho mejor una licenciatura específica que no generalista, o en este último caso, complementarla con un máster, una doble titulación o un posgrado que sirva para guiar la formación obtenida hacia una materia sobre la que emprender… Como dice el dicho: “quién mucho abarca, poco aprieta”.

Para Francesc R. una buena cimentación enlos estudios consiste en una buena base como lo es una licenciatura y no quedarnos ahí

#3 Nunca dejes de aprender

Vuelvo al porqué de este blog: plantearme con un currículum más que completo y con una base firme tanto laboral como educacional, abordar los estudios de un MBA acercándome peligrosamente a los 40 no es la locura que motiva escribir en el blog de Francesc Robert Ribes, tampoco un capricho, sino una forma de, tal como ocurre con los temarios, no quedarme estancado de lo que funciona(ba) o no cuando empecé.

Al igual un MBA es algo exagerado si tenemos una buena formación y un nervio continuo y actualizado sobre la emprendeduría a día de hoy (aquí sí que entra el aspecto “capricho” de que siempre quise agregar esta titulación al currículum de Francesc Robert y entiendo que va a ser un plus para mis clientes), pero desde cursos “de reciclaje” hasta simplemente atender a la actualidad y a las publicaciones especializadas puede ser suficiente.

Entonces… ¿económicas?, ¿ADE?, ¿empresariales?

Atendiendo a todo lo dicho (aunque insisto, es mi experiencia, la experiencia de Francesc Robert Ribes como economista autónomo, que no tiene que ser la misma que cualquier otro Francesc que pueda estar interesado en otra materia), sugeriría que en vez de una materia base tan genérica y con un temario que no nos lleve al emprendimiento del 2018, busquemos una materia más específica.

En este caso, a mí me ha sido más útil estudiar directamente económicas que no empresariales, donde según he podido comprobar por compañeros de la época del instituto, el temario es bastante obsoleto y poco práctico como para ocuparnos cuatro años de estudio. Más aún cuando te puedes encontrar esos temarios más actualizados y específicos a la rama que queramos enfocarlo en otros estudios complementarios como ADE.

Una vez decidida la base, es importante si no estamos ya sumergidos de pleno en el mundillo (y aun así interesa para asegurar un futuro firme), continuar la formación con un título superior, ya sea máster o posgrado.

Insisto una vez más en que en esto de decidir nuestro futuro, no hay gurús, sino buenas prácticas y sobre todo experiencias que nos puedan servir como guía.

 

Soy Francesc Robert Ribes: economista, entregado a seguir aprendiendo y enamorado de los pedales y las nuevas emociones. En este blog podrás conocerme y descubrir que hay vida más allá de los treinta. ¡Bienvenidos!
¿Económicas?, ¿ADE?, ¿Empresariales?, ¿Dónde está el futuro de los nuevos emprendedores?
5 (100%) 2 votes
¡Sígueme!