Vale, tras haberos contado en el blog de Francesc Robert Ribes mis rutas favoritas de bicicleta en Mallorca, es hora de que entremos en materia y aborde uno de los temas que propiciaron la creación de este blog.

El blog de F. Robert surgió porque hace bien poco me planteé cómo podía crecer profesionalmente y sobre todo, cómo podía seguir aprendiendo de la profesión. Así, que decidí retomar una idea que me aborda desde hace mucho tiempo, tanto tiempo como que se planteó cuando acabé la carrera de ADE. No es otra que estudiar un MBA.

¿Y cómo estudiar un MBA se convierte en la principal motivación de este espacio llamado el blog de Francesc? Porque el principal freno a que lo hubiera hecho antes es que encauzada la treintena, me daba cierto miedo volver al hábito de estudiar. Más cuando no sólo era la treintena lo que tenía encauzado, sino también mi trabajo, que ahora tendría que disminuir su carga para poder sacar adelante el MBA.

Por ello, desde hace unas semanas dije ¡fuera miedos! Y aquí me tenéis, con la matricula casi lista y con un montón de dudas resueltas tras informarme a conciencia y que ahora os la cuento para que os sean tan útiles como a mí.

Los 5 consejos de Francesc Robert a la hora de elegir MBA

#1 Establece para qué quieres el MBA

 

Este es el primer consejo y casi que podría ser el único debido a su importancia. Cursar un MBA puede servirnos de empujón definitivo, para posicionarnos laboralmente o para crecer en una empresa o como emprendedores entre otros tantos objetivos.

Lo importante es que tengamos muy asimilado el nuestro: en mi caso concreto ya tengo la formación, tengo bastante conocimiento en la materia (aunque nunca se aprende del todo y de todo en economía y negocios) y no es que lo necesite específicamente para darle un empujón a mi carrera, por lo que lo que busco es un MBA que me aporte “categoría” al currículum, así como un temario que no se base solo en principios básicos, sino que tenga en cuenta la perspectiva presente y futura.

#2 Revisa los rankings de los mejores en los últimos años

De acuerdo, basarnos en algo tan “superficial” como el renombre de una escuela concreta o que pertenezca a una Universidad de las que eclipsa cualquier currículum no es que sea un brillante consejo en cuanto a nivel práctico, pero teniendo los pies sobre la tierra, más allá del aprovechamiento que obviamente vayamos a obtener, un “Harvard” queda para enmarcar en cualquier CV.

¿Es lo único que cuenta, el prestigio? No, pero si más allá del renombre ese MBA o esa institución repite año tras año en los rankings de los mejores, será porque tiene mucho más que aportar que fama.

#3 Es un MBA, no un cursillo

Esta afirmación viene en forma de consejo para que tengamos previamente muy claro a lo que vamos y dónde nos metemos…

Particularmente me costó decidirme porque supone un importante break en mi carrera profesional, para lo cual ya comienzo a prepararme para reducir considerablemente mi futura disponibilidad para contratos muy jugosos… Por ello, si pensamos que con media tarde podemos sacar adelante un MBA mejor que reduzcamos expectativas o no fijemos miras en los que ponemos en juego un importante capital.

FRR está ojeando instalaciones y temarios de diferentes MBAs

#4 Investiga el entorno

Aún no tengo claro si optaré por la opción presencial u online. Lo que sí que tengo bastante claro es que elija cual elija, no me basaré únicamente en temario y nombre de la institución: profesorado, entorno de contactos que ofrezca en un futuro, instalaciones si es presencial… Todo suma y cuenta para una elección de diez.

Personalmente, vi mucho más provechoso todo lo que obtuve en ADE que en económicas. La razón no se basa en el conocimiento, sino que cuando estudié económicas, como primera carrera tenía el nervio por acabarla, recibir el título y lanzarme al mercado laboral.

Con ADE era distinto: ya tenía recorrido, ya tenía un título que me capacitaba y defendía ante las empresas… Por ello, disfruté mucho más de todo lo que rodeaba al estudio del temario y exprimí al máximo las posibilidades. Muchos de mis clientes vinieron de los contactos que obtuve de moverme en los entornos de la universidad, en reuniones de negocios, cursos optativos, networking, etc.

#5 Disfruta del proceso

Una de las pistas por las cuales sé que va a ser una buena decisión es que aún no elegí escuela, aún no decidí el momento de comenzarlo y ya estoy disfrutando con la búsqueda, apartado el dinero de los ahorros en la cuenta para cuando me haga falta pagar la matrícula, haciendo hueco a mi día a día para estudiar, revisando temarios, etc.

Podemos elegir mejores o peores carreras, mayores posibilidades futuras o nulas simplemente por priorizar la vocación, pero si no hay algo que nos ilusione, algo que nos mueva y nos haga disfrutar, sin duda no merece la pena.

Soy Francesc Robert Ribes: economista, entregado a seguir aprendiendo y enamorado de los pedales y las nuevas emociones. En este blog podrás conocerme y descubrir que hay vida más allá de los treinta. ¡Bienvenidos!
Consejos a la hora de decidirnos por un MBA
5 (100%) 5 votes
¡Sígueme!